Hay un aumento importante de instalaciones de cerraduras invisibles en Granada. Es muy probable que sea debido a que, en los últimos años, el índice de criminalidad en las ciudades se haya disparado por culpa de las crisis económicas que han propiciado la proliferación de bandas organizadas. Esto preocupa a propietarios de viviendas y negocios, que cada vez se interesan más por métodos extra de protección para hogares y negocios.

Ya no solo hablamos de sistemas de alarma, seguridad y video vigilancia, sino proteger la propiedad con puertas de entrada seguras, que no sean fácilmente accesibles.

Las puertas de seguridad de muchos hogares son, en la mayoría de los casos, o demasiado antiguas o no cuentan con un sistema de cierre moderno que garantice la seguridad de los bienes, tanto personales como materiales, del interior de los inmuebles.

Una posible alternativa para poner solución a este problema es optar por una puerta blindada, cuya seguridad es mucho mayor y soporta cualquier tipo de violencia contra ella. Pero, sin duda, la mejor opción es cambiar la cerradura de la puerta por una mucho más eficiente y segura que impida a cualquier ladrón penetrar al interior. Las cerraduras invisibles en Granada se posicionan como una de las soluciones más eficaces.

La técnica que utilizan los ladrones

Muchos ladrones emplean técnicas realmente sofisticadas para abrir puertas y ventanas, entrando en cualquier sitio en cuestión de minutos. Es por ello que debemos adelantarnos a sus maniobras e impedir que nuestro hogar sea uno más en su lista de éxitos.

La técnica que más emplean es la llamada bumping. Este método consiste en insertar una llave maestra en el interior de un bombillo o cerradura, realizada con la posición más baja a la que llegan los pistones. Introducen y golpean con un objeto, separando así estos pitones de los contrapitones, liberando, de este modo, el giro de la llave.

El bumping es muy temido, pues rompe en cuestión de minutos bombines o cilindros de cualquier puerta, accediendo, sin esfuerzo y sin apenas ruido, a la mayoría las viviendas y establecimientos comerciales.

También utilizan la llave mágica para abrir puertas acorazadas equipadas con cerradura y llave de borjas. Este tipo de robo no deja huella y permite que la cerradura tradicional (en el caso de la cerradura invisible esto no ocurre) siga funcionando con normalidad, por lo que muchas aseguradoras no cubren los daños al no poder demostrar que fue forzada.

Pero al igual que las técnicas que emplean cada vez son más eficientes, también los sistemas de seguridad evolucionan para ser más infalibles. Actualmente, se localiza en el mercado un tipo de cerradura que es fiable al 100% y proporciona una seguridad extrema, un tipo de cerradura impenetrable para los ladrones.

Nos referimos a las novedosas cerraduras invisibles, una solución más que definitiva ante cualquier intento de hurto.

Qué son las cerraduras invisibles

Las cerraduras invisibles son cerraduras eléctricas que se abren y cierran con un mando a distancia. No muestran bombillo en la parte exterior de la puerta, por lo que no pueden ni podrán en un futuro ser forzadas, pues no saben dónde están. En teoría, es lo más seguro que se puede instalar. El resultado es como tener una puerta acorazada, completamente reforzada. Por este motivo se están instalando numerosas cerraduras invisibles en Granada, con gran éxito en la protección de los bienes inmuebles y en la seguridad de los propietarios e inquilinos.

La instalación de cerraduras invisibles es muy sencilla y puede adaptarse a todo tipo de puertas de seguridad y blindadas, de madera, acero o incluso de cristal. Además, aportan a la puerta una seguridad eficiente y fiable, ya que hace imposible su apertura por extraños.

Por otro lado, no debemos preocuparnos por si se le acaba la batería. Este sistema avisa cuando la energía de la batería es baja. El LED alerta de la necesidad de cambio y la operación de cierre se impide para evitar el bloqueo de la cerradura.

Por todos estos motivos, se están instalando numerosas cerraduras invisibles en Granada.

Las cerraduras invisibles dificultan el robo a un ladrón

Estas cerraduras son invisibles a los ojos de los ladrones, de ahí su nombre como se ha comentado más arriba, ya que no tienen ni bombillo ni cilindro para una llave convencional o de seguridad.

En su lugar, dispone de un control electrónico haciéndola mucho más segura y, por lo tanto, inaccesible para aquellos que intenten forzarla. Solamente pueden ser abiertas con el mando a distancia y es imposible realizar una copia del mismo.

Es posible que en un mismo hogar se tengan diferentes mandos, pero con encriptaciones de seguridad diferentes. Este tipo de objetos inteligentes pueden abrir hasta 8 cerraduras debidamente programadas, algo que consigue aumentar la seguridad de cualquier lugar.

Sin lugar a dudas, este tipo de cerraduras aporta, tanto a nuestro hogar como a un establecimiento comercial, una tranquilidad y una seguridad extra ante posibles hurtos. Son fiables y altamente resistentes. No es de extrañar que las cerraduras invisibles en Granada se hayan vuelto tan populares en los últimos años.