La okupación de viviendas en Granada se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para cientos de propietarios. A este respecto, el actual gobierno ha aprobado recientemente un Real Decreto para regular el asunto. En él se establece que, para desalojar a unos okupas, deben de haberse dado las circunstancias de violencia e intimidación en la okupación del domicilio. Teniendo esto presente, parece aconsejable tomar ciertas medidas para evitar las okupaciones, como puede ser instalar una puerta antiokupa en Granada.

Es cierto que este nuevo Decreto se encuadra dentro de las medidas extraordinarias que se están tomando para frenar la pandemia del Covid-19. Pero aún así, hay que tener presente que las leyes redactadas hasta el momento para estos casos suelen ser bastante ambiguas. Por no decir que contemplan una serie de criterios que favorecen a los infractores, tales como vulnerabilidad o estar a cargo de menores.

Por lo tanto, la protección de las viviendas frente a la apropiación indebida de inmuebles debe ser una prioridad para los propietarios antes de que la okupación se lleve a término. Una vez consumada, puede ser muy difícil, por no decir imposible, recuperar esa vivienda en un corto plazo de tiempo. Para evitar todo este problema lo más aconsejable es instalar una Puerta antiokupa en Granada

La realidad de la okupación

No todas las okupaciones son iguales ni todos los okupas tienen las mismas intenciones y necesidades. En cualquier caso, siempre hay alternativas a la okupación, sea cuál sea la situación personal del invasor.

Familias empobrecidas

Por un lado están las familias que, debido a la crisis, han perdido sus empleos y han consumido todos sus ahorros, y no pueden pagar una hipoteca o un alquiler. Si además hay niños por medio, la necesidad de buscar un lugar donde vivir se agrava, viendo en la okupación su única salida.

Sin techo

Por otro lado están los “sin techo”, que en los últimos meses se han visto obligados a buscar una vivienda para evitar la exposición al virus así como las sanciones de las autoridades. Estas personas optan por okupar una vivienda, al menos temporalmente, pues eso les proporciona mayor protección, seguridad y estabilidad frente a la pandemia.

Mafias

Mención aparte merecen las mafias, que se lucran y enriquecen a costa de hacer el mal tanto al okupa como al okupado. Al okupa, que necesita con desesperación un techo donde guarecerse y unas paredes donde aislarse. Al okupado, el legítimo propietario de un inmueble que de un día para otro se ve privado de él o de los ingresos que le genera.

Esta realidad lleva a muchos propietarios de Granada a preguntarse cuál es la mejor forma de proteger sus intereses. Se hace muy necesario un sistema que evolucione a la par que evolucionan los métodos de intrusión. La respuesta está en la cerrajería, que lleva siglos proporcionando seguridad al hombre. Desde MC Cerrajeros, una empresa en continuo desarrollo, aconsejan confiar en los sistemas de protección de puertas y cerraduras antiokupas.

La puerta antiokupa, última barrera frente a la invasión ilegal

Las puertas antiokupas son la última barrera de contención para la seguridad de una vivienda. Este derecho tan fundamental, el de la seguridad, debe protegerse con sistemas infalibles que no dependan del hombre ni sean fácilmente manipulables. Sistemas que empleen la tecnología más sofisticada del momento.  

Las antiokupas son puertas blindadas que bloquean el acceso principal del domicilio. Su resistencia es de las más altas del mercado, y su estructura ha sido diseñada para mejorar la protección de la vivienda ante cualquier intento de invasión de forma violenta. Estas puertas de acero se instalan delante de las originales y no tienen ni mirilla ni pomo, lo que las hace poco prácticas para casas habitadas.

Normalmente, estas puertas están equipadas con una cerradura especial muy eficaz. Esto mantiene alejados a los okupas, que no van a romper algo que van a necesitar después para protegerse ellos mismos. Y también a los ladrones, que necesitarían demasiado tiempo para forzar una cerradura como esta. Además, se pueden instalar con una alarma que avisa a la policía cuando alguien está intentando acceder a la propiedad.

Ventajas de instalar una puerta antiokupa en Granada

Su principal ventaja es la tranquilidad que ofrece a los propietarios, que pueden abandonar sus viviendas temporalmente sin miedo a que sea asaltada. Y si el período de tiempo es corto, existe la posibilidad de alquilar la puerta y desinstalarla cuando ya no se necesite.

La instalación es muy sencilla y no necesita de ninguna obra menor, por lo que no daña la estructura original de la propiedad. Si además, la instalación la realiza un profesional como los de MC Cerrajeros, la eficacia de la cerradura y de la propia puerta está garantizada. La puerta cumplirá su función.

Los ciudadanos de a pie no pueden evitar que el fenómeno de la okupación ilegal suba en las grandes ciudades, pero sí puede tomar medidas para evitar que su casa sea la siguiente. Las puertas antiokupas son la mejor solución ante este problema social.